Cómo mejorar la capacidad/productividad de su almacén con estanterías drive in

Written by on 27 de diciembre de 2021

Las estanterías son un elemento básico para optimizar el uso del espacio en el almacén. Entre los diferentes modelos existentes, las estanterías drive-in destacan como propuesta para almacenes que requieran un alto volumen de almacenamiento respecto a su superficie.

En este artículo revisaremos los beneficios que se adhieren al sistema drive-in y cómo estos aumentan la productividad del almacén en la ejecución de la cadena logística.

 

¿En qué consiste el sistema drive-in?

 

Las estanterías drive-in son un sistema de paletización compacta. Esto quiere decir que, a diferencia de otro tipo de estanterías en el almacén, en este sistema la separación entre la mercancía es bastante más reducida. Ello permite el almacenamiento de grandes volúmenes de paletizado.

Las estanterías drive-in, además, no cuentan con pasillos para su acceso por ambos lados, sino con calles frontales. A través de ellas la carretilla trabaja tanto para carga como descarga de mercancía. Esta operación se ejecuta exclusivamente por la cara principal de la estructura, mientras que la cara posterior permanece contra la pared.

 

Estructura de las estanterías drive-in

 

Como se puede ver en el siguiente trabajo de investigación, para una óptima construcción de estanterías drive-in se recomienda el uso de puntales de metal. Sobre estos se soportan los palés con la mercancía, lo cual brinda mayor estabilidad y seguridad a la estructura.

Asimismo, otros componentes significativos que se proponen para el diseño de buenas estanterías drive-in son:

 

  • La guía carril: Como su nombre indica, su función principal consiste en facilitar el trabajo de la carretilla elevadora en la calle de la estantería. De esta manera la estiba de los productos en el almacén se ejecuta sin mayores percances.  

 

  • La viga: Unida al puntal, la viga sostiene y da firmeza a la estructura de la estantería. En el estudio se menciona la viga paleta, la cual permite modular los bastidores en función del cálculo de la estructura que cada almacén en particular requiera.

 

  • Las ménsulas: Se trata de piezas que se adhieren a los puntales para reforzar aún más la unión de las estanterías.

 

Maquinaria para la manipulación de las estanterías drive-in

 

Por lo general, la mercancía accede a las calles de las estanterías drive-in a través de carretillas elevadoras conducidas por operarios. Éstas elevan la carga y la depositan formando un sistema de almacenaje por acumulación.

 

 

Por lo general, la mercancía accede a las calles de las estanterías drive-in a través de carretillas elevadoras.

 

Sin embargo, existen otras soluciones para la innovación y mejora de la capacidad en el almacén a través de las estanterías drive-in.  Para ello se contemplan sistemas semi-automatizados, como, por ejemplo, el uso de los carros satélites. Mediante éstos, los operarios no operan dentro de las calles para la estiba de la mercancía. Puede verse un ejemplo aquí. Generalmente, la actividad de los carros satélites se controla a través de un software de gestión de almacenes.

 

LIFO: el método de las estanterías drive-in

 

Last In, First Out son las palabras que corresponden a las siglas en inglés LIFO. Éstas describen un método para la gestión de mercancía en el almacén. Como consecuencia, cada vez que se produce una orden de preparación, la última carga que haya ingresado a las estanterías es la que se asignará para recogida. Es decir, la mercancía a la cual se tiene más rápido y fácil acceso.

El método LIFO suele oponerse como contrario al método FIFO, también del inglés, First In, First Out. En este último se prioriza para el plan de recogida la salida de la carga que más tiempo lleve en las estanterías. Un método muy común en almacenes cuyos productos tienen fecha de caducidad.

En los sistemas de estanterías drive-in solamente es posible la aplicación del método LIFO. Ideal para el almacenamiento de productos no perecederos, con baja/media rotación, homogéneos y en grandes cantidades.

 

¿Por qué las estanterías drive-in aumentan también la productividad en el almacén?

 

Una señal de éxito en la gestión de almacenes es el retorno de la inversión realizada. Las estanterías juegan, para ello, un rol fundamental. Cuanto mayor sea el flujo de mercancía, mayores serán los ingresos que justifiquen los gastos relacionados con la infraestructura del lugar. En este sentido, las estanterías drive-in resultan bastante beneficiosas cuando se produce un incremento del flujo de mercancía, pues permiten aumentar el ratio (Volumen mercancia / Superficie) en el almacén de manera ordenada y controlada. 

 

Fluidez en los procesos de carga y descarga

 

Como se ha mencionado anteriormente, una de las principales características de las estanterías drive-in es que no requieren de pasillos para la estiba de productos. De esta manera, se agiliza el ritmo de las actividades de recogida, puesto que se prioriza la salida de los productos a los que se tiene más fácil acceso. A su vez, ello implica que no se manipule el resto de la carga para acceder a aquella que se encuentra más al fondo.

Asimismo, aunque algo lento por seguridad, el movimiento de las carretillas dentro de las calles es sencillo dado que se ejecuta en una sola dirección. Si el almacén cuenta, además, con un SGA, es posible gestionar las tareas de cada operario y así evitar interrupciones o retrasos en el flujo de las actividades.

 

Alto volumen de almacenamiento

 

Una de las grandes ventajas de las estanterías drive-in es que permiten aprovechar un alto porcentaje del espacio disponible.  Dentro de la logística de frío, por ejemplo, se permite que la inversión realizada para el mantenimiento de la temperatura se vea justificada.

Con las estanterías drive-in se aumenta tanto el volumen como el número de productos que pueden ser almacenados, Esto tiene un impacto positivo tanto para el flujo de la cadena logística como en la economía de la empresa.

 

Versatilidad en la gestión del almacén

 

Por último, pero no menos relevante, está comprobado que las estanterías drive-in son versátiles: pueden combinarse con otros sistemas de almacenamiento modernos.  Un ejemplo de esto es el sistema drive-through, en el cual se aplica la antes mencionada metodología LIFO. Aquí la carga y descarga se ejecuta no solo por la cara frontal de la estantería, sino también por la trasera.

Otro ejemplo son los modelos de estantería Drive In Satellite (DIS). En estas se combina el principio de almacenamiento compacto de las estanterías drive-in con el uso de rieles y cabezales de carga. Estos últimos son los que ingresan en la calle en lugar de las carretillas.

 

 

Uso de rieles y cabezales de carga

 

Similar al DIS, es el sistema push-back, el cual ejecuta la estiba o desestiba de la mercancía mediante un mecanismo especial.

 

Restricciones en el modelo de estanterías drive-in

 

Pese a que se trata de una opción bastante sólida dentro de la industria, las estanterías drive-in cuentan también con algunas limitaciones.

Por un lado, su productividad está ligada al almacenamiento de mercancía homogénea. Esto significa que, por lo general, se asigna una sola referencia a cada calle o pasillo. Por ello este sistema es el ideal dentro de la manufactura industrial porque cuenta con productos no perecederos como algodón, lana, textiles, cemento, etc.

Asimismo, dada la estructura de las estanterías, una vez se haya realizado la estiba, la manipulación interna de los productos no es recomendable. Modificar la ubicación de la mercancía ya colocada es un proceso lento y que puede resultar perjudicial para los productos. Así pues, las estanterías drive-in son útiles si no se requiere tener acceso a todos los palés de la misma referencia al mismo tiempo.

 

Un SGA para la gestión de sus estanterías drive-in

 

La automatización de las operaciones en un almacén garantiza que éstas se lleven a cabo adecuadamente y sin mayores interrupciones. Así pues, la combinación entre las estanterías drive-in y un software de gestión de almacenes logra alcanzar el máximo aprovechamiento del espacio.

Un un SGA asigna a cada palé la ubicación que calcula como más apropiada. Así, no quedan huecos o espacios vacíos entre las estanterías, con lo cual se distribuye mejor el espacio.

 

 

Se distribuye mejor el espacio.

 

Además, con la elaboración de un plan para las operaciones de estiba y desestiba de la mercancía, los operarios no se interrumpen entre sí queriendo acceder todos a la misma calle. Sus tareas pueden ser distribuidas en franjas horarias y ejecutadas en función al resto de las operaciones en el almacén.

Existen, también almacenes aún más automatizados cuyas carretillas no requieren de conductor y reciben órdenes del mismo software. De esta manera, se resguarda la seguridad de los operarios.

 

Gestione sus estanterías drive-in con un SGA y aumente la productividad en su almacén. Nuestros expertos en consultoría logística le ayudarán a elegir el mejor software para su empresa.

Me interesa saber más

Para tener informaciones especificas en mi industría, rellenar los campos siguientes :
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.


Tagged as , , , , , ,





Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies