Almacén vertical: optimización del espacio en altura

Written by on 7 agosto, 2019

En la distribución de productos, los almacenes y los SGA (Software de Gestión de Almacenes) son piezas básicas que impactan sobre la eficiencia de toda la cadena logística. La lógica aplicada al almacenaje de mercancías persigue dos objetivos fundamentales: el aprovechamiento del espacio y la automatización de las operaciones. Ante estas demandas surge el almacén vertical.

El almacén vertical es un intento de responder a esta idea con la optimización de la ocupación del espacio en altura, para evitar traslados al operario. Con el llenado en vertical simplificas los recorridos internos y localizas con mayor precisión ciclos completos de los procesos de la distribución.

Almacén vertical o almacén horizontal

A la hora de elegir entre un modelo de almacén vertical o de almacén horizontal, varios factores juegan un papel determinante. Por ejemplo, tienes que considerar la complejidad de la cadena logística, los metros disponibles para el almacén, la naturaleza volumétrica y el peso de las mercancías. También el grado de automatización aplicado en la infraestructura.

Almacenes Verticales

La idea que subyace en un almacén vertical (SAV) es maximizar el empleo de los metros cuadrados de una instalación logística por elevación de altura. Así, se suele trabajar en multitud de industrias relacionadas con la manufactura, la farmacia, la química o la electrónica.

Entre las ventajas que supone el uso de este sistema de almacenaje está un considerable ahorro de tiempo, recursos y espacio. Por tanto, el almacén se convierte en un centro plenamente eficiente.

Sin embargo, debido a sus altura, tiene que soportar un alto volumen de stock. Esto puede provocar, si no se distribuyen correctamente las cargas, que el almacén acumule un exceso de peso por unidad de superficie.

Almacenes Horizontales

Este sistema de almacenamiento es típico de aquel sistema de logística que utilizas para distribuir materias primas, productos a granel o derivados industriales de la minería. También es preferible en los sistemas de manufactura que tienen muy definidos los procesos de recuperación rápida.

Normalmente requieren de superficies generosas en metros cuadrados, aunque el importe por construcción sea similar o incluso inferior.

En su contra está la incapacidad de reposición de stock cuando se preparan pedidos y la gran cantidad de espacio vertical desaprovechado.

Almacén automático vertical

El almacén automático vertical aplica la tecnología disponible para que el acceso a los bienes sea realizado sin intervención humana. La automatización suele estar controlada por computadora de tal forma que siempre está controlado el contacto con los productos, el tiempo para disponer de ellos y la monitorización inteligente de existencias.

La principal ventaja de la técnica de automatización está en que las acciones realizadas en el almacén no dependen del conocimiento acumulado por el personal. Como en una producción en cadena, la carga del trabajo repetitivo es derivada de forma completa hacia las máquinas.

Ejemplos de almacenes verticales automatizados

Amazon o Costco son dos ejemplos de empresas a la vanguardia en el uso de sistemas logísticos tanto en venta minorista como mayorista respectivamente. El cumplimiento riguroso en plazos de entrega obliga a estas empresas a realizar fuertes inversiones en sistemas robotizados de almacenaje y distribución.

Amazon aplica a sus nuevos almacenes estanterías completamente robotizadas que seleccionan el producto y lo llevan hasta la zona de empaquetado en el momento de su compra. Las máquinas utilizadas, además, aplican sistemas de gestión de almacén que, como software, se traslada a toda la lógica del negocio.

Tipos de estanterías para almacenes verticales

Lo más importante para definir un tipo de estantería es que sea idóneo para conservar, sin deterioros, productos finales o productos semielaborados. También, que estén disponibles al menor tiempo posible en las cantidades y presentaciones que se requiera para el negocio.

Pueden ser: estanterías convencionales, compactas, dinámicas o estanterías de tipo móvil para traslado a cadenas de producción.

Estanterías metálicas

Son los sistemas más convencionales de almacenaje. Se utilizan para todo tipo de productos en cajas, contenedores o palets.

El material metálico asegura la resistencia frente a las cargas y un mejor grado de interferencia química con las características del producto almacenado. Gracias al nivelador para estantería los productos acaban en la localización prevista por el sistema.

Estanterías modulares

Son estructuras estándar donde se guardan, en cantidades operativas, artículos o paquetes de artículos para su distribución posterior, interna o externa.

Las estanterías modulares destacan por su fácil adaptación a cualquier tipo de espacio y su bajo coste de adquisición e instalación.

Carrusel vertical

Son estructuras para mercancías de tamaño pequeño o medio que poseen un sistema de transporte que, con movimientos automatizables, lleva al operario un pedido desde su posición de estancia a una salida cómoda. Como su nombre indica, se presenta en forma de contenedores verticales con un punto de recepción o de recogida en la parte baja.

Debido a sus características, utiliza toda su altura para optimizar el espacio del almacén e incrementa exponencial la eficacia del personal. Sin olvidar que mejora el control de inventario, y por tanto, mejora la productividad.

Estanque vertical

Es un sistema con una lógica parecida a la anterior pero para un movimiento lateral de las mercancías. Este sistema facilita la formación de pedidos con varios artículos distintos, según demanda. El proceso iniciado de distribución lo verás a menudo acompañado de dispositivos auxiliares o de ayuda tales como pick-to-light y put-to-lighto sistemas automatizados de control y validación.

Factores claves para un almacén vertical

Para cada sistema productivo o comercial hay un sistema logístico que permite una adaptación muy ajustada a las tareas de almacén implicadas. Una nave de productos farmacéuticos no tiene nada que ver con otra de materiales prefabricados de construcción.

La automatización facilita muchas tareas de control como también incrementa la rapidez de las acciones sin menoscabo de la seguridad. Con todo, la industria marca unos límites físicos para estos elementos, pero cualquier empresa encuentra soluciones indicadas para sus necesidades.

Altura máxima del almacén vertical

En un sistema SAV la unidad básica de distribución tiene la forma de una gran estantería cerrada. La altura máxima puede llegar a los 15 metros, mientras que la bandeja de salida oscila entre el medio metro a metro de anchura con entre dos y cinco metros de profundidad.

Transelevadores automatizados

Los transelevadores son máquinas auxiliares que permiten situar o retirar cargas de disposiciones apiladas en estructuras verticales contiguas. Normalmente son dos y la forma de la carga acostumbra a ser en cajas o palés. 

Almacén mixto

En los almacenes con una gran variedad de productos encuentras la necesidad de atender a trabajar con materiales de tamaños y pesos muy diversos. Entonces, resulta obligada una estructura mixta que dé versatilidad a las instalaciones de logística. Se construye por combinación adaptada de varios sistemas simples.

Unidades de medida de almacenamiento

Las unidades de medida estándar en un almacén son básicas para determinar con seguridad las cantidades que pueden ser recibidas o emitidas en cada operación. La pegatina asegura un control automático de las operaciones y un ajuste del nivelador al espacio exacto donde se encuentra el material deseado.

Por último, es conveniente que recuerdes que la última capa de una infraestructura de almacenaje es la información vinculada a las operaciones realizadas. Esta es la tarea de los Software de Gestión de AlmacénSGA, el verdadero centro de dirección de las operaciones puestas en marcha por el departamento de distribución y logística.

Conclusión

Ante la necesidad de ampliar el espacio de almacenamiento del almacén es normal el planteamiento de ciertas medidas, como: ampliar las dimensiones del recinto, reformar las instalaciones, e incluso, cambiarse a una nueva nave. Sin embargo, una de las soluciones más útiles y baratas, es optimizar la ocupación en altura utilizando el almacén vertical.

Existe un amplio abanico de opciones que cada vez más utilizan las nuevas tecnologías para facilitar el proceso de almacenamiento. El uso de maquinaria adaptada o Software SGA son vitales para que esta elección sea totalmente funcional. Si quieres saber más sobre cómo optimizar tu almacén rellena el formulario y te informaremos sin compromiso.

Me interesa saber más

Para tener informaciones especificas en mi industría, rellenar los campos siguientes :
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.


Tagged as , , , , , , , , , , , , , ,



Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *





Search

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies